Pero… si ya lo saben!!!

Algunas Navidades será el momento de decírselo a mis padres. Os dejo un artículo encontrado en la red: 

¿Tienes ya 30 o 40 y aún no se lo has dicho a tus padres? ¿De verdad, crees que no lo saben? Si es así,¿para qué seguir ocultándolo? ¿Cuántas navidades más te van a preguntar por si tienes novia, sabiendo que no has salido con ninguna en los últimos 15 años?

Mucha gente no puede decirle a los padres que son gays o lesbianas. Se va posponiendo indefinidamente, con unos costes personales enormes, para todos los miembros de la familia. Siempre ocultando la realidad de la sexualidad propia, de las posibles parejas, de las preocupaciones afectivas. Se crea un muro de incomunicación, que hace que las visitas a casa, las llamadas por teléfono, las preguntas interesadas o curiosas, se sufran como amenazas. Y uno acaba distanciándose innecesariamente. Mutilando una parte de su vida.

Mejor decirlo cuanto antes y para eso vamos a ver algunos aspectos a tener en cuenta:

  • El que los padres puedan denigrar abiertamente la homosexualidad, no significa que llegado el caso no acepten a “su hijo” como tal.
  • Para los padres la homosexualidad de su hijo, puede ser un secreto a voces, pero que por pudor o por no querer herir al hijo, prefieran no preguntar directamente, y más bien esperan que sea éste el que saque el tema.
  • Pueden saber y no saber al mismo tiempo. Prefieren ni pensarlo.
  • Cuando se les dice, se enfrentan a lo temido, y no se puede pretender que la respuesta inmediata sea de aceptación, sino de molestia, irritación, confusión…
  • Todavía hay padres que apartan a sus hijos de su lado. Pero no significa que la causa esté perdida. Hay que trabajarse a los padres para que acaben aceptándonos.
  • Ellos tienen que hacer un duelo por la pérdida del “hijo heterosexual” y por los proyectos que eso implicaba.
  • Si uno es mayor e independiente, debe decirlo, aunque los padres no estén a favor. Al menos se gana en autoestima, en seguridad en uno mismo, en sentido de que se tiene derecho a vivir y a ser persona. No se puede estar renunciando a ese derecho, por miedo a que nuestros padres se enfaden. No son los únicos que importan.
  • Se pueden aprovechar las vacaciones de Navidad, en las que se vuelve a casa y se está con más familia, para decirlo en vivo y no por teléfono, buscando algún apoyo en un hermano u otro familiar. Pero no dejarlo para el último día, pues los padres deben tener tiempo para digerirlo, y poder seguir preguntando más detalles: sobre estilo de vida, sobre sexualidad, sobre amigos o parejas, sobre su temor al SIDA…
  • Hay que tener respuestas preparadas sobre que la homosexualidad no es una enfermedad, que somos normales, que es una manera de ser no elegida, que no es culpa de nadie, que no es tara, vicio o degeneración. Que no hay que tratarlo pues no es una enfermedad. Que no es algo que sea pasajero o que se dude sobre ello. Y si es necesario se les puede llevar algún libro explicativo, para que puedan leer, o alguna información impresa sacada de la red.
  • No decirlo nunca es un índice de nuestra propia homofobia interiorizada, y por tanto de la dificultad para poder ser plenamente feliz como gay. Si yo no me acepto, no podré vivir una vida plena jamás.

Fuente: http://joseignaciodiazcarvajal.blogspot.com/2008/01/perosi-ya-lo-saben.html

Anuncios

4 comentarios so far »

  1. 1

    Nekane said,

    Uffff, pues mi padre ha tenido suerte de que no le hayamos salido homosexual ninguno de los 11, porque es bastante homófobo. Cada vez que ve algún gay en la tele dándose un besito se le ponen los pelos de punta. Ya ni te cuento con los que ganaron “la casa de tu vida”. Le daban escalofríos. Y cuando ve que mi madre está viendo telecinco, que la verdad es que es cierto que la mitad de los presentadores y colaboradores de esa cadena son homosexuales siempre se va murmurando cosas “ya estás viendo a esa panda de maricas”. Buenoooo, y con los morancos… Eso de los travestis tampoco lo lleva muy bien que se diga… En fin, joeeee, acabo de mirar hacia la ventana y menudo día de perros que hace…La que está cayendo, llueve, nieva, graniza, y vaya viento y un frío que pela…Te has librado de una buena, y tú a Valencia, qué suerte…

  2. 2

    Elis said,

    Que verdade!!!
    Un besito

  3. 3

    Anna said,

    Yo tengo amigos gays q no me dejan ni mentarles el tema de “Se lo has dicho ya a tus padres?” No lo entiendo la verdad, con lo frustrante q debe ser tener q esconderse sin estar haciendo nada malo…

  4. 4

    Enheduanna said,

    Bueno, yo acabo de descubrir tu blog, lo vi anunciado en el foro de CBC, en el que aveces escribo. Y veo que tengo aún trabajito atrasado, ya que quiero leer todo lo que llevas escrito hasta ahora.
    Yo creo que bueno, tampoco es cuestión de si decírselo o no, sólo que en un momento dado llegues y digas: mamá, esta es mi novia.. y lo suyo sería que tuviese la misma reacción que si fuese tu novio. Lo que pasa es que ya sabemos como son los padres, pertenecen a otra época, a otra generación, y por mucho que queramos hay cosas que no se pueden cambiar. Por eso nosotros somos los que debemos hacer que nuestros hijos nunca tengan estos temores, nosotros ya no tenemos excusas..
    Bueno, un saludo y ánimo. La vida es una lucha constante, pero bueno, lo que tu luchas hoy, será batalla ganada, por la que las futuras generaciones no tendrán que luchar.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: